Cata Bodega Fuego Blanco y Mosquita Muerta Wines por Marisel y José Millán

DSCN3538

“Nosotros venimos del ramo de los supermercados, nada que ver con el vino, y algunos enólogos decían como que eramos sapos de otro pozo, entonces dije, sí, somos sapo de otro pozo, y se lo vamos a poner en letras bien grandes, y así surgió el nombre de uno de nuestros vinos iconos, Sapo de Otro Pozo”, así explicó el dueño de la Bodega Fuego Blanco y Mosquita Muerta Wines, José Millán, de como surgió el nombre de uno de sus vinos top, en la degustación organizada en Ozono Drinks.

Por un lado, El proyecto Mosquita Muerta comienza en 2010 de la mano de José Millan (hijo). El mismo está focalizado en la elaboración de Blends Premium. Para ello se realiza una cuidadosa selección de diferentes variedades ubicadas en Viñedos propios y de terceros en las zonas más importantes de Mendoza. Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah, Bonarda y Merlot son algunas de las variedades tintas que se utilizan para darle vida a los 4 Vinos tintos que componen este proyecto.

“Buscando el nombre de las líneas con el enólogo, nos dábamos cuenta que cada vez eran más raros o más intelectuales, entonces dije, tenemos que ir a cosas más populares, más fáciles. Entonces Mosquita Muerta surge, a partir de que para mí la mujer tiene una habilidad envidiable, por ejemplo, que llega a un evento que hay 500 personas, y en menos de 30 segundos te rockea todo, y nosotros los hombres a veces somos más inocentes. Eso admiro de ellas, esa habilidad de generar eso. Por eso me gusto mucho ese nombre y lo registre, a pesar que la gente me decía que estaba loco”, comentó Millán. Y agregó: “El logo es una cruz que tiene cinco letras M, por el nombre de mis cuatro hijas y por el de mi mujer que se llama Marisa”.

DSCN3526

El primer vino degustado fue el Perro Callejero Blend de Moscatel 2015, de un amarillo con tonos verdosos, una nariz muy frutal y fresca, aromática, con notas a manzana y pera; y una boca frutal, seca con buena acidez.

Perro Callejero, fiel a sus convicciones e incansable buscador.
Guiado por su olfato enfrenta día a día su propio destino.
Perro Callejero que busca ese hueso de oro hasta las últimas consecuencias.
No intentes domesticarlo… él es su propio dueño.

Marisel Millán, encargada tanto del proyecto Mosquita Muerta como de Fuego Blanco, describió: “Ya que es una variedad un poco olvidada y además como siempre se hicieron vinos dulces, decidimos este año hacer un vino seco. Hicimos tres blancos en esta línea, Sauvignon Blanc, Viognier y Moscatel. Por eso con el Moscatel estamos teniendo muy buena repercusión, ya que primero es seco, que la gente se asombra, y segundo, es mucho más expresivo y aromático, por eso decidimos lanzar el Moscatel”. A su vez explicó que “se cosecha a fines de febrero como todo blanco, y el proceso es igual al de un Sauvignon Blanc, solamente que no se le deja gramos residuales de azúcar, y se le corta la fermentación. No es una variedad dulce, sino que se la suele vinificar como vino dulce. Las uvas provienen un poco de San Rafael, que es bien al sur de Mendoza, y un poco de Lavalle, que es una zona poco valorada”.

Luego continuamos con los vinos del proyecto Fuego Blanco Wines, y José Millán indicó: “Fuego Blanco, es del valle de Pedernal, al sur de San Juan, es un valle especial. Fuego, hace alusión al que surgía de las piedras que los indígenas golpeaban y frotaban entre sí para hacer chispas y crear el fuego, y además como es una zona muy fría y blanca, porque hay mucha caliza, a veces con el viento se ve una especie de humo blanco, entonces se nos ocurrió Fuego Blanco”.

DSCN3527

Fuego Blanco Chardonnay 2015

Nota de Cata: Casi transparente con tonalidades verdes y doradas, nariz austera, algo floral y fresca y una boca de fruta fresca, con buena acidez y estructura.

Marisel explicó su proceso: “Se le inyecta oxígeno en la prensa, es hiperoxidativo. En la bodega oxidamos todo lo que tenemos, con eso logramos que sea más estable en el tiempo, se oxida directamente, y sale marrón el jugo, eso después se decanta como cualquiera, y después se desborra. Entonces lo que le aporta, es estabilidad a lo largo del tiempo y además le aporta esa boca y esa textura distinta a lo que estamos acostumbrados de un Chardonnay. Es un vino con mayor capacidad de guarda de lo normal”.

DSCN3528

Fuego Blanco Sauvignon Blanc 2015

Nota de Cata: Amarillo con tonos verdosos, nariz de ruda o pis de gato, algo de pomelo blanco, y una boca compleja, muy mineral, notas a pólvora con toques herbáceos y fruta fresca al final.

“El Sauvignon Blanc es más tropical, más maracuyá, pero el nuestro es otra cosa, primero, porque estamos hablando del Valle del Pedernal, por ende, tiene otra expresión y otra altitud, y segundo, la elaboración es un poco diferente, ya que se fermento como un tinto, con sus hollejos, que es donde están la mayoría de sus aromas, masomenos entre 6 y 7 días, con mucho frío y cuidándolo mucho, después se descubo, como cualquier tinto y después se le hizo una maceración a cero grados. Por eso es tan expresivo, tiene otro tipo de boca, otra acidez. A este también lo cosechamos a finales de febrero”, señalo Marisel.

DSCN3529

Fuego Blanco Malbec-Syrah 2013

Nota de Cata: (60% Malbec-40% Syrah) Bordo con tonos violáceos, una naríz con fruta fresca algo herbácea y una boca rústica, herbácea con toques de fruta.

“El malbec se hizo con maceración carbónica, es decir, se elimina el oxigeno, es más se le inyecta dióxido de carbono, se le pone hielo seco, entonces lo que se hace es una fermentación de adentro hacia afuera, cada baya empieza a fermentar, grano por grano hasta que explota, luego cae el líquido y ahí arranca la fermentación tradicional, se descuba y demás”, relató Millán. Además, aclaro que “el malbec maceración carbónica es totalmente clarito pero tiene mucha fruta, y menos tanicidad. La frutalidad es la característica principal que da la maceración carbónica. Luego lo blendeamos con el Syrah que se hizo aparte como el Syrah tradicional del Valle del Pedernal. Por eso tiene un color más ligero, tiene mucha fruta y el Syrah, le da también ese lado salvaje. Tiene 8 meses de barrica 2° y 3° uso”.

DSCN3530

Fuego Blanco Cabernet Franc-Malbec

Nota de Cata: (60% Cabernet Franc-40% Malbec) Bordo con tonos granate, naríz vegetal, pirazina con algo de fruta madura y una boca con entrada fresca, elegante, redonda, pimientos, fruta madura y algo especiado.

“Acá tenemos cofermentación, es decir, entran las dos variedades, se fermentan las dos juntas y después se hace el blend, todo el proceso juntos. Dado que no son los mismos tiempos de cosecha tanto para el Cabernet Franc como para el Malbec, lo interesante de la cofermentación es saber cuando cosechar a cada variedad, entonces generalmente el Cabernet Franc se cosecha un poquito más verde y el Malbec se cosecha un poquito más “pasado”, entonces por eso quizás se aprecia más lo verde del Cabernet Franc”, adviritó Marisel.

DSCN3531

Pispi Blend de Tintas 2012

Siempre está donde no lo llaman.
Cuando sabe opina. Cuando no, también. Es pispi aquel que busca el protagonismo. Despierta odios y pasiones, pero nunca pasa desapercibido.

Nota de Cata: (40% Malbec- 20% Petit Verdot- 10% Cabernet Franc- 10% Merlot- 2% Bornarda). Bordo con tonos rosados, nariz con fruta madura, algo floral y vegetal y una boca sabrosa, elegante, con fruta madura y toques de pirazina.

Nicolás Alemán, Gerente de Marketing de la Bodega, comentó: “Pispi en el portfolio de Mosquita Muerta Wines, es como el más loquito, es un blend de tintas, con base de Malbec, tiene Cabernet Franc, Merlot y una cofermentación de Petit Verdot con Bonarda. Es un concepto basado en su nombre, algo que despierta pasiones y odios”.

DSCN3533

Sapo de Otro Pozo Blend de Tintas 2012

Su presencia es imponente caiga donde caiga. Aunque no sea bienvenido, no podrá pasar desapercibido. Su adrenalina es el riesgo, es la clave.
Sapo de Otro Pozo, que le gusta jugar de visitante.

Nota de Cata: (60% Malbec- 20% Syrah- 20% Cabernet Franc). Bordo con tonos granates, nariz elegante, fruta madura y algo herbáceo, y una boca equilibrada, redonda con fruta roja madura.

“Es un blend de Valle de Uco, de Malbec, Cabernet Franc y Syrah. Se hace el vino como si fuera un Syrah puro, lo mismo se hace con el Cabernet Franc y con el Malbec, luego se va probando y se hace el corte”, explicó Nicolás.

DSCN3535

Mosquita Muerta Blend de Tintas 2011

Tímida e inofensiva. Juega con el silencio prudente mientras las demás pierden con el aleteo exagerando. Se las trae, un veneno inesperado, un plan entre manos. No intentes con ella, puedes quedar preso… por siempre.

Nota de Cata: (70% Malbec- 20% Cabernet- 5% Cabernet Franc- 5% Merlot). En vista presenta un bordo granate, una nariz elegante, fruta madura con toques herbáceos y al final aparece tabaco, y una boca con mucha fruta madura, elegante y equilibrada.

“Es el vino icono de la bodega y del grupo inclusive, de Mosquita Muerta Wines, Fuego Blanco y Los Toneles. Es el vino con más pretensiones y orgullo del grupo Millán. Es el que bautiza a la bodega y representa a la familia. Tiene base de Malbec, un poquito de Cabernet Franc, de Cabernet Sauvignon y de Merlot. Tiene un poco más de madera, entre 10 y 11 meses de 1° y 2° uso”, reconoció Alemán.

DSCN3536

Y como bonus y novedad probamos el Mosquita Muerta Blend de Blancas 2014

Nota de Cata: (80% Chardonnay- 10% Viognier- 5% Sauvignon Blanc- 5% Moscatel). De tonos amarillos dorados, naríz de fruta fresca y floral, notas a jazmín, y una boca equilibrada, con volumen y fruta fresca, algunas notas lácticas.

Marisel Millán expresó: “Esto es una locura, tiene Chardonnay, Moscatel, un poquito de Sauvignon Blanc y de Viognier. La historia de este vino es que Pablo Bassin, el enólogo de la bodega, empezó con un Chardonnay que estaba muy bien, lo lleva a madera, y nosotros lo íbamos siguiendo. Pasaron los meses, seguía muy bien, hasta que un día Pablo, por la suyas, hace el corte. Primero lo prueba Nicolás, después yo, y decimos, esto no es lo que queremos, esto no va. Entonces, llegó la degustación de Patricio Tapia, y lo llevamos, y estábamos sirviéndolo, y en eso escuchamos que dice varias veces, ¡¡Uh, está la cago!!, entonces nos miramos pensando que el vino estaba malo, y al final, no podíamos creerlo, porque había sido de manera positiva su comentario”. Y Nicolás Alemán concluyó: “Entonces fue verdad, el enólogo nos cagó con el blend que hizo, porque quedó buenísimo”.

Para más información www.mosquitamuertawines.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s