Crítica culinaria: Guadalupe

DSCN4101

Hay un restaurante en Bernal que vale la pena el viaje para conocerlo. Ese lugar se llama Guadalupe. Fusión estética de bodegón familiar con bistro francés; cucharas, corchos y utensilios de cocina decoran sus coloridas paredes. Guadalupe Gómez es la dueña y quién lleva adelante los fuegos. Su propuesta de autor combina la cocina mediterránea con ingredientes autóctonos logrando maridajes de sabores muy interesantes y originales.

 

Mesas para dos en su gran mayoría con ramos de flores como centro fue el marco para ir aclimatando el paladar. Primero como atención de la casa, una interesante sopa de rúcula junto a una tabla con foccacia y panes caseros recién horneados.

La barra junto con algunas de las etiquetas de vinos que forman parte de su carta, separan la cocina a la vista del salón. Un gran pizarrón le informa a los comensales los platos y los vinos sugeridos del día. Además, la carta de vinos es excelente tanto en variedad como en calidad de etiquetas.

De entrada, Tortilla de papas y chorizo colorado, bien babé como debe ser, y Morcilla a la plancha con queso Brie sobre mandioca frita, ensalada de rúcula, almíbar de higos y frutos secos. Muy interesante y sabrosa la combinación entre la morcilla, el brie y la mandioca. Clave los frutos secos que le aportaron textura a la boca y la frescura de la rúcula.

DSCN4108

Los principales fueron, Ojo de bife, en su punto, con puré de papas trufado, ajos macho en leche, vino tinto, ensalada de repollo crocante, rúcula y crocante de cerdo con salsa de cebollas y polvo de aceitunas. Una muy buena opción de carne con puré y ensalada pero con una vuelta de rosca destacable.

DSCN4109Pechito de cerdo braseado al horno, un poquito agridulce con puré de batatas decía la carta junto con la exclamación ¡Clásico ya!. Y realmente es un clásico en la gastronomía de los amantes de dicha combinación, que no falla, muy tierno y  sabroso pero quizás un poco seco en está ocasión.

DSCN4110

Y unos Fideos rellenos de pato con una suave crema de ajos, carpaccio de hongos y ensaladita de perejil, apio y tomates cherry. Excelente plato, muy original e interesante la fusión de sabores. Muchas texturas y la potencia del pato se equilibra con la frescura de los vegetales.

Además se pueden pedir platos con pescados o mariscos y pastas caseras en combinaciones realmente originales, entre otras opciones.

Para finalizar la visita, terminamos con un suave y cremoso Trío de mousse de chocolates, amargo, semiamargo y blanco, con laminas de almendras. Excelente opción dentro de una carta de postres algo escasa.

Sin dudas que vale la pena el viaje a Bernal para conocer a Guadalupe dado que es uno de los mejores lugares de la Zona Sur del Gran Buenos Aires. ¿Que sí volveré?, por supuesto…

 

Cocina: Mediterránea y Argentina con toques de autor.

Ambientación: Mezcla de bodegón argentino con bistro francés, muy colorido con toques vintages.

Atención: Buena, con conocimiento de la carta pero algo lento el servicio.

Carta de vinos: Excelente, muy completa y variada, tanto en etiquetas, varietales como en rangos de precios. 

Precio promedio por persona: $450 

Dirección: 9 de Julio 418, 1876 Bernal, Buenos Aires  – Argentina

Para más información www.facebook.com/guadaluperestaurante

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Crítica culinaria: Guadalupe”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s